Anodo de Magnesio 22X200 M8 para termos y depósitos

Anodo de Magnesio 22X200 M8

Ánodo de Magnesio 22X200 M8 de 20*200 mm de longitud; por tanto, es ideal para termos eléctricos y depósitos de entre 20 y 100 L. Rosca de métrica 8.

Características:

El Ánodo de Magnesio 22X200 M8 o también llamado ánodo de sacrificio es fundamental para evitar la oxidación del termo. Por tanto, evita la corrosión que los componentes metálicos del equipo, resistencias eléctricas, válvula seguridad, caldera o boiler, termostato, sufrirían por contacto directo o indirecto el agua, según una reacción galvánica y electrolítica.

Es el magnesio quien se “sacrifica” generando una protección catódica, para que otros materiales, como el acero o el cobre que se mantengan inalterables por más tiempo.

El depósito suele ser de acero, al llenarse de agua se genera una reacción electrolítica que tiende a corroer cualquier componente metálico. El ánodo al estar cubierto de magnesio absorbe toda esa reacción química que se produce durante la oxidación protegiendo de esta manera al resto de componentes

Curiosidad:

Los ánodos de magnesio están presentes en todos los aparatos de acumulación de agua desde su fabricación y  imprescindibles para asegurar la durabilidad de los depósitos y componentes metálicos. Por eso deben cambiarse periódicamente cada dos o tres años antes de que se consuman totalmente.

6,97 

Anodo de Magnesio 22X200 M8

Ánodo de Magnesio 22X200 M8 de 20*200 mm de longitud; por tanto, es ideal para termos eléctricos y depósitos de entre 20 y 100 L. Rosca de métrica 8.

Características:

El Ánodo de Magnesio 22X200 M8 o también llamado ánodo de sacrificio es fundamental para evitar la oxidación del termo. Por tanto, evita la corrosión que los componentes metálicos del equipo, resistencias eléctricas, válvula seguridad, caldera o boiler, termostato, sufrirían por contacto directo o indirecto el agua, según una reacción galvánica y electrolítica.

Es el magnesio quien se “sacrifica” generando una protección catódica, para que otros materiales, como el acero o el cobre que se mantengan inalterables por más tiempo.

El depósito suele ser de acero.  Al llenarse de agua se genera una reacción electrolítica que tiende a corroer cualquier componente metálico. El ánodo al estar cubierto de magnesio absorbe toda esa reacción química que se produce durante la oxidación protegiendo de esta manera al resto de componentes

Curiosidad:

Los ánodos de magnesio están presentes en todos los aparatos de acumulación de agua desde su fabricación y  imprescindibles para asegurar la durabilidad de los depósitos y componentes metálicos. Por eso deben cambiarse periódicamente cada dos o tres años antes de que se consuman totalmente.

Utilizamos cookies y tecnologías similares para habilitar los servicios y la funcionalidad de nuestro sitio y para comprender tu interacción con nuestro servicio. Al hacer clic en Aceptar, aceptas que utilicemos dichas tecnologías para marketing y estadísticas.    Más información
Privacidad